viernes, 3 de julio de 2009

Sobre literaturas póstumas



Epitafio primero

"Sólo un escritor generoso como Julio Cortázar puede volver desde una dimensión fantástica a regalar una joya póstuma a sus lectores en todo el mundo" (Susana Reinoso, "Papeles inesperados: el último legado de Julio Cortázar", lanacion.com , Actualidad, 1/07/09).

Digresión primera

No, nadie los esperaba porque nadie los quería, y ya suficiente lleva Cortázar con haber dejado vivos estos papeles como para echarle la culpa de este timo editorial. ¿Para que querría alguien este libro? ¿Para leer las entrevistas que el argentino se hizo a sí mismo? (como si no hubiera you tube); ¿para leer los capítulos que no entraron en el Libro de Manuel (como si alguien lo hubiera leído); ¿para profundizar en su vena poética? (porque, como todos sabemos, no hay mejor Cortázar que Julio Denis).

Digresión segunda

Cortázar no ha regresado y no va a regresar porque sus buenos lectores ya se fueron. Los otros están a la altura del catálogo Alfaguara y ahora mismo estarán saboreando páginas y páginas de regurgitaciones. Da igual, ya todo da igual. El libro no nació viejo, sino muerto, condenado a habitar la estantería de villamelones que, en el mejor de los casos, se aburrirán en la página treinta y tres.

Epitafio segundo




Aquí yace el mejor escritor de la historia.


La viuda.

4 comentarios:

e. r. dijo...

Habrá sido bastante malo cortázar contigo para que lo trates tan mal!
espero que la venganza te sea dulce, como los catálogos de anagrama... o alfaguara?
saludos

Anónimo dijo...

por cierto yo leí el libro de manuel.

extemporáneo uno dijo...

cuál manuel, tú.

si es ramos montes vas por buen camino. el pedo es que sus mejores libros NO están publicados.

Patxi Uribe dijo...

Triste irreverencia, vacía. Podrían probar leyendo un poco más al mismo Cortázar. Más allá de lo pobre y comercial de Papeles inesperados.
¿Qué me dicen de La Universidad Desconocida? ¿De 2666? ¿De Kafka?

Muy liviano, muy superficial lo suyo...